En tan solo dos años, el Granada CF ha conseguido aquello que muchos equipos llevan décadas tratando de alcanzar: clasificarse para Europa League y por si fuera poco –teniendo en cuenta su presupuesto y su plantilla–, llegar a los cuartos de final para caer derrotado con la cabeza bien alta ante uno de los mejores clubes a nivel mundial. Todo ello justo después de conseguir el ascenso a primera división.

El fútbol femenino español está viviendo una metamorfosis que puede suponer un antes y un después en la evolución de este deporte. La capital de España no se quiere quedar atrás y tres equipos pelean por dominarla. A los novedosos derbis Real Madrid-Atlético de Madrid, tendremos que añadir un tercer equipo, el Madrid Club de Fútbol, para formar un trinomio. A los tres conjuntos les une un objetivo que les hace rivales, mandar en la capital.

Mason Mount es hijo de este nuevo paradigma. El Mount del presente es fruto del esmero y cocción a fuego lento que Lampard realizó en el Derby County y en su ‘’baby’’ Chelsea, del qual aún quedan cenizas producto del incendio que ha provocado Thomas Tuchel en el que ha abrasado todo lo que existía alrededor de la figura de Mason Mount. El joven inglés queda como único estandarte en pie del ya difunto Chelsea de Frank Lampard. Mason Mount es el líder futbolístico y emocional tan esperado como necesitado en el puente de Londres.

En el fútbol de élite la edad no perdona a nadie. Al pasar la barrera de los treinta años, muchos futbolistas ya empiezan a vislumbrar su retirada al fondo del camino. Los más jóvenes empiezan a tomar su relevo y el cuerpo no rinde como lo hacía años atrás. Algunos de estos futbolistas, entrados ya en su madurez futbolística, optan por retirarse en ligas de segundo nivel. Pero como en todo en la vida, siempre hay algunas excepciones.

En este caso nos centraremos en los delanteros con 35 años o más que disfrutan de la sensación del gol semana sí, semana también, desde que empezaron en este oficio. Tal es su placer que, con más de 35 años siguen perforando las redes rivales en las mejores competiciones.

El 14 de enero, la SD Huesca presentaba a su nuevo entrenador, José Rojo Martín ‘Pacheta’. El burgalés cogía el timón de un equipo que se encontraba último en la clasificación de LaLiga Santander, a seis puntos de la salvación. El técnico advertía a la prensa y a los aficionados de lo que era capaz este equipo. Quien avisa no es traidor. «¿El Huesca ya está descendido? Que se preparen»

Jürgen Klopp ha sido víctima de la sociedad de la cúspide y el abismo. Un humano vestido de mito como el alemán no tiene derecho a fallar. El alemán lleva vistiendo y desvistiendo al Liverpool a base de las prendas de ropa que se le van rompiendo, y saliendo con su mejor gala semana tras semana. Para muchos, este relato es insuficiente para justificar que el Liverpool haya pasado de ser el equipo que barrió la Premier League y reconquistó Europa a optar a entrar en Champions League durante esta temporada.

La presidencia del Barça puede llegar a ser un deporte de alto riesgo que conlleva muchas presiones, amenazas y hasta deudas. Este pasado domingo tres valientes reunieron el suficiente coraje como para hacer frente a todos estos contratiempos. Pero solo uno de ellos logró ganarse la confianza de gran parte de los más de ciento diez mil socios que tenían derecho a voto, Joan Laporta.

El Inter de Milán logró ante el Atalanta su séptima victoria consecutiva en la competición doméstica y dio un paso de gigante para levantar el título liguero. Los de Conte están primeros, con una ventaja de seis puntos con el Milan y diez con la Juventus de Turín. La Vecchia Signora lleva nueve años consecutivos ganando la Serie A y parece que esta temporada el Inter puede poner fin a esa larga racha.

En medio de una de las mayores crisis del Fútbol Club Barcelona de los últimos años se encuentra un oasis que parece estar pasando desapercibido por la mayoría de los aficionados culés. Detrás de todo el ruido causado por diferentes grietas en el club –ya sea el ‘Barçagate’, la crítica situación económica o el rendimiento irregular de los de Koeman–, hay una parte de la entidad que permanece inalterable y que parece que esté al margen de cualquier foco mediático: el Barça femenino.

El pasado mercado de verano estuvo protagonizado por la pasividad de los grandes clubes debido a las perdidas económicas que está provocando la pandemia. Uno de ellos ha sido el Real Madrid. Zidane, el encargado de confeccionar la plantilla, decidió apostar por el antiguo núcleo y recuperar al cedido Odegaard de la Real Sociedad. Sin embargo, para el grupo de los jóvenes, el francés se ha decantado por continuar con sus «novatadas»: la cesión y la venta.