Roma y Lazio. Lazio y Roma. Dos equipos rivales que comparten ciudad y estadio con dos historias distintas y un final a la par. Tan cercanos en el tiempo y tan dispares entre ellos, los giallorosso y los blancocelesti se odian como perro y gato, pero compartieron por un tiempo el sentimiento de victoria. Aquellos dos equipos trajeron de forma consecutiva la gloria y el honor a la ciudad romana, dos títulos de liga llenos de emotividad que desde entonces no se han vuelto a repetir.

La euforia inglesa previa al pitido inicial de Wembley simbolizaba la unión entre las decepciones del pasado con las ilusiones del presente. El 11 de Julio de 2021 representaba una posibilidad de fragmentar el agónico pasado de la selección mediante una generación de futbolistas hechos de otra pasta. Inglaterra era postulada como una de las favoritas al título, por los nombres que mostraba y las posibilidades tácticas que la plantilla ofrecía a Southgate.

El 26 de junio de 1992 en el estadio Ullevi de Gotemburgo, Dinamarca conquistaba su única Eurocopa tras vencer a Alemania en la final por 2-0 en uno de los que sería los mayores hitos de la historia del fútbol. La selección danesa, que inicialmente no se había clasificado para participar en el torneo, se vería beneficiada por la eliminación de Yugoslavia, que fue castigada debido a la Guerra de los Balcanes.

“El club, el Barça y la institución están por encima de todos. De jugadores, entrenadores y personas” ha dicho el presidente Laporta en la rueda de prensa para anunciar el porqué del adiós de Leo Messi. Los caminos de Messi y los del Barça se ven, así, obligados a separarse, esta vez de manera oficial y parece que definitiva.

La reciente historia futbolística del Girona no es ni mucho menos un cuento de hadas. En los últimos nueve años, el club gerundense ha disputado cinco playoffs por el ascenso a primera división, no ha ganado ninguno. Ha conseguido un ascenso histórico a primera división mediante el ascenso directo y ha descendido a la categoría de plata dos temporadas después.

El 12 de septiembre del año pasado el Real Club Deportivo Espanyol iniciaba su periplo por la división de plata del fútbol español tras 26 años consecutivos en la categoría reina. El reto que tenían ante sí Vicente Moreno y su cuerpo técnico era de vital importancia para el club, no solo porque las anteriores veces que se había descendido se había ascendido al año siguiente, sino porque hoy en día quedarse más de una temporada en una categoría tan disputada podría llevar al club a la deriva y a permanecer así mucho tiempo.

En tan solo dos años, el Granada CF ha conseguido aquello que muchos equipos llevan décadas tratando de alcanzar: clasificarse para Europa League y por si fuera poco –teniendo en cuenta su presupuesto y su plantilla–, llegar a los cuartos de final para caer derrotado con la cabeza bien alta ante uno de los mejores clubes a nivel mundial. Todo ello justo después de conseguir el ascenso a primera división.

Mason Mount es hijo de este nuevo paradigma. El Mount del presente es fruto del esmero y cocción a fuego lento que Lampard realizó en el Derby County y en su ‘’baby’’ Chelsea, del qual aún quedan cenizas producto del incendio que ha provocado Thomas Tuchel en el que ha abrasado todo lo que existía alrededor de la figura de Mason Mount. El joven inglés queda como único estandarte en pie del ya difunto Chelsea de Frank Lampard. Mason Mount es el líder futbolístico y emocional tan esperado como necesitado en el puente de Londres.

El 14 de enero, la SD Huesca presentaba a su nuevo entrenador, José Rojo Martín ‘Pacheta’. El burgalés cogía el timón de un equipo que se encontraba último en la clasificación de LaLiga Santander, a seis puntos de la salvación. El técnico advertía a la prensa y a los aficionados de lo que era capaz este equipo. Quien avisa no es traidor. «¿El Huesca ya está descendido? Que se preparen»

Jürgen Klopp ha sido víctima de la sociedad de la cúspide y el abismo. Un humano vestido de mito como el alemán no tiene derecho a fallar. El alemán lleva vistiendo y desvistiendo al Liverpool a base de las prendas de ropa que se le van rompiendo, y saliendo con su mejor gala semana tras semana. Para muchos, este relato es insuficiente para justificar que el Liverpool haya pasado de ser el equipo que barrió la Premier League y reconquistó Europa a optar a entrar en Champions League durante esta temporada.